Renteria Kalea, 14 Bajo 2 20013 Donostia-San Sebastián - Guipúzcoa

Actualidad

19/07/2017

Arquitectura tradicional vasca: el caserío

Arquitectura tradicional vasca: el caserío

Por nuestra experiencia en la rehabilitación de fachadas en Donosti somos conocedores de la rica tradición arquitectónica del País Vasco, por ello, hoy queremos hablarte de una de las construcciones más características de la cultura vasca: el caserío.

El baserri o caserío es la estructura arquitectónica, productiva y social rural vasca por excelencia. Se compone de una gran casa que ejerce de vivienda y de centro de almacenamiento y producción agrícola y ganadera, y de una mayor o menor extensión de territorio circundante en el que se cultiva o pastorea.

En lo que a la construcción se refiere, que es lo que ocupa a la rehabilitación de fachadas de Donosti, podemos mencionar como características esenciales que se trata de casas aisladas de un tamaño grande; constan de una planta baja destinada al ganado y aparejos agrícolas y una o dos plantas superiores como vivienda; construidas con sillería de piedra en su parte inferior y en ocasiones también los pisos superiores, que otras veces son elevados con materiales más ligeros como el ladrillo o la madera; en su fachada se ubica el portón principal, en ocasiones precedido de un pórtico; coronada con un tejado longitudinal a dos aguas de tejas; se servían de la tecnología de armar en roble, por lo que era su robusta estructura de madera la que soportaba el peso de la construcción y no sus muros.

El origen de la proliferación de estos edificios que salpican todo el territorio vasco se remonta unos 500 años atrás, cuando el fin de la época feudal y el establecimiento del mayorazgo que permitía la posesión de la tierra favorecieron el establecimiento de estos centros vertebradores de la producción y la vida rural.

En Alberdi Obras De Albañilería realizamos todo tipo de trabajos de construcción , reformas y rehabilitación para garantizar el máximo confort en tu hogar y continuar manteniendo en perfectas condiciones nuestro patrimonio arquitectónico.